Inicio
INICIO VALORES SERVICIOS CURSOS CONTACTO AREA CLIENTES CARRITO
NOTICIAS
 
ESPAÑA Y OTROS OCHO ESTADOS MIEMBROS PIDEN PERMISO A LA UE PARA PODER CONTAMINAR POR ENCIMA DE LOS LÍMITES REGLAMENTADOS

 

 

Nueve Estados miembros de la UE han pedido permiso a la Comisión Europea para contaminar por encima de los límites nacionales establecidos en la legislación comunitaria. España, Austria, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda y Luxemburgo solicitan que se levanten los topes que deberían haber cumplido en 2015 para que no conste que los han violado, según denuncia la Oficina Europea del Medio Ambiente (EEB).

Esta red europea de organizaciones medioambientales hace constar su denuncia en una carta dirigida a Karmenu Vella, Comisario de Medio Ambiente. Los países infractores se acogen a las nuevas disposiciones de la Directiva 2016/2284 sobre la reducción de las emisiones nacionales de determinados contaminantes atmosféricos para incumplir sus compromisos medioambientales.

“La Comisión Europea no debe aprobar el ajuste solicitado por España que emitió homologaciones a los automóviles que circulan por sus carreteras, cuando las autoridades deberían haber tomado medidas correctivas contra las discrepancias entre lo testado en el laboratorio y las emisiones de la carretera”, argumenta en su informe sobre nuestro país la Oficina Europea del Medio Ambiente. EEB constata el fracaso del Gobierno español para penalizar al Grupo Volkswagen por el uso de dispositivos ilegales para burlar el control de las emisiones que es objeto de  un procedimiento de infracción de la Comisión Europea.

 

No se protege a los ciudadanos

La Directiva sobre límites máximos de emisiones de la Unión Europea establece límites absolutos para la cantidad de contaminación permitida a cualquier país dentro de un año. Estos topes son fijados para funcionar en paralelo con las normas europeas de calidad del aire. Estas son actualmente violadas en 130 ciudades de 23 Estados miembros que deberían proteger a los ciudadanos limitando la concentración de contaminación del aire que se respira en la calle.

Los gobiernos pueden solicitar excepciones a los límites nacionales de años anteriores, denominados ‘ajustes de inventario’, siempre que se den ciertas circunstancias. Estas peticiones permiten a los Estados miembros evitar las repercusiones por romper los límites vinculantes.  El informe del EEB Una guía crítica de la Directiva sobre límites máximos nacionales de emisión proporciona una evaluación detallada de esta Directiva y pide a los Estados miembros y a la Comisión Europea que apliquen plena y eficazmente las leyes vigentes sobre contaminación atmosférica y se tomen medidas adicionales para proteger la salud y el medio ambiente.

 

 

Condena a los vehículos diésel

Todas las solicitudes, excepto una, son hechas por gobiernos que afirman no tener conocimiento de las emisiones adicionales de los vehículos diésel. Sólo Finlandia no pide una indemnización adicional por óxidos de nitrógeno (NOx) vinculados a esta fuente. Alemania es señalada en la carta para una crítica particular porque el país emitió las aprobaciones para la mayoría de los modelos de vehículos que superan sus límites en toda Europa. La carta señala también que se sabía que los automóviles eran responsables de emisiones adicionales mucho antes de que se saltara el escándalo ‘Dieselgate’. Sostiene que al pedir ahora excepciones, los gobiernos simplemente están intentando compensar sus propios fracasos políticos sobre la calidad del aire.

“Las autoridades nacionales tenían mucho tiempo a su disposición para exigir a los fabricantes de automóviles que cumplieran, incluyendo los retiros obligatorios y la retirada de las aprobaciones para sacar a los vehículos contaminantes de la carretera. Si las autoridades de Alemania, Francia, España y Luxemburgo hubiesen adoptado medidas de conformidad con el Reglamento de Normas Europeas, se hubieran podido evitar los ‘ajustes de inventario’, así  como las elevadas emisiones de NOx en esos países”.

Los motores diésel son responsables de las emisiones de los vehículos de diversos contaminantes, incluyendo óxidos de nitrógeno (NOx). Estos gases nocivos contribuyen a la formación de smog y lluvia ácida y tienen un efecto perjudicial sobre la salud y el medio ambiente, incluyendo enfermedades respiratorias.  Las mayores fuentes de contaminación por NOx en Europa son las grandes plantas industriales, en particular las centrales de carbón. En abril pasado, Alemania trató sin éxito de bloquear controles más estrictos en las centrales de carbón debido a las altas emisiones de NOx de las centrales eléctricas de carbón pardo (lignito).

La Comisión Europea publicó hace unos días su hoja de ruta para un control de la condición física de las Directivas de Calidad del Aire Ambiental. El documento acepta que siguen existiendo “lagunas importantes en materia de cumplimiento” y que las directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre la calidad del aire “son en la mayoría de los casos más estrictas que las normas de calidad del aire de la UE”.

 

Fuente: La Celosía