Inicio
INICIO VALORES SERVICIOS CURSOS CONTACTO AREA CLIENTES CARRITO
NOTICIAS
 
CONDENAN A UNA EMPRESA A INDEMNIZAR A UN TRABAJADOR CON 528.355 EUROS POR INFRINGIR EL DEBER DE SEGURIDAD

 

El trabajador quedó en situación de gran invalidez a consecuencia de un accidente laboral

La empresa Megamalla, asentada en el polígono Río do Pozo de Narón (A Coruña), solidariamente con la aseguradora Ace European Group Limited, ha sido condenada al pago de una indemnización de 528.355 euros a un trabajador que, a causa de un accidente laboral, está en situación de gran invalidez. La sentencia había sido dictada por un juzgado de Ferrol y acaba de ser confirmada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Xustiza al desestimar el recurso de suplicación interpuesto por la parte demandada.

Los hechos que dieron lugar a este procedimiento ocurrieron en las instalaciones de Megamalla el 16 de noviembre del 2011, cuando un trabajador de 54 años estaba realizando el proceso de cambio de rollos de una máquina denominada Schlatter, que se alimenta con el alambre que llega a la fábrica. Para abastecer el equipo se utiliza una grúa pórtico que mueve los rollos de alambrón mediante un útil de elevación en forma de «c».

El accidente se produjo cuando el trabajador estaba solo en la zona de cambio de rollos, como consecuencia de la caída de un portarollos que impactó contra él. Resultó con lesiones en el brazo derecho, equiparables a una amputación, pérdida de una pierna y fractura de varias vértebras, por lo que tuvo que estar hospitalizado 421 días y fue sometido a numerosas intervenciones quirúrgicas, con el resultado de una gran invalidez.

El fallo que condena a la empresa se sustenta en que se infringió el deber de seguridad que tiene frente al trabajador, que estaba solo en una zona calificada de riesgo y también por el método de trabajo.

La empresa Megamalla había recurrido el fallo del Juzgado de lo Social solicitando la nulidad del procedimiento bajo el argumento de que se le había creado indefensión, pero el TSXG lo desestimó.

 

Fuente: La Voz de Galicia