Inicio
INICIO VALORES SERVICIOS CURSOS CONTACTO AREA CLIENTES CARRITO
NOTICIAS
 
LOS ACCIDENTES LABORALES MORTALES BAJAN UN 4,7% HASTA MARZO, CON 101 TRABAJADORES FALLECIDOS

Un total de 101 trabajadores fallecieron en accidente laboral en el primer trimestre de este año, cinco menos que en igual periodo de 2016, lo que supone un retroceso en términos relativos del 4,7%, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

 

De estos fallecimientos, 85 se produjeron durante la jornada de trabajo, tres menos que hasta marzo de 2016, lo que implica una caída del 3,7%. Los 16 accidentes mortales restantes registrados en los tres primeros meses fueron in itínere (los que se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa), un 33,3% menos.

Entre enero y marzo se contabilizaron 88.957 accidentes laborales con baja, lo que supone un aumento del 6,2% respecto al número de siniestros del mismo periodo de 2016, cuando se produjeron 83.771 accidentes.

Del conjunto de siniestros, 76.939 accidentes se registraron en el lugar de trabajo y 12.018 fueron siniestros 'in itínere'. Los primeros aumentaron un 6,4%, mientras que los segundos se incrementaron un 4,9% respecto al primer trimestre del año pasado.

Los accidentes leves con baja en el puesto de trabajo sumaron 76.295 hasta marzo, un 6,4% más, y los graves alcanzaron los 559, un 12,2% más. En el caso de los siniestros 'in itínere', se registraron 11.866 accidentes de carácter leve (+4,9%) y 136 de gravedad (+4,6%).

Por actividades económicas, la industria manufacturera registró el mayor número de accidentes con baja en jornada de trabajo, al aglutinar hasta marzo 14.409 siniestros (+9,4%), seguido del comercio mayorista y minorista y reparación de vehículos a motor, con 11.065 accidentes (+3,8%); la construcción, con 8.377 siniestros (+16,2%), y las actividades sanitarias, con 7.150 siniestros (+0,1%).

Casi todas las actividades incrementaron en el primer trimestre su número de siniestros respecto al mismo periodo de 2016. Se salvan las industrias extractivas, que recortaron su volumen de accidentes un 28,7%, hasta sumar 288 siniestros; la Administración Pública, que redujo un 4,4% su cifra de accidentes, hasta 5.606, y el suministro de agua, con 1,3% menos de siniestros, hasta totalizar 1.387 accidentes.

Por contra, los mayores repuntes se dieron en la agricultura, con un aumento del 17% y un total de 6.490 accidentes; construcción (+16,2%, 8.377 siniestros), y actividades administrativas y servicios auxiliares (+12,9% y 4.608 siniestros).

La mayor parte de los accidentes laborales se deben a sobreesfuerzos físicos, caídas, tropiezos, choques contra objetos en movimiento, y contactos con materia cortante, punzante o duro.

Según la estadística de siniestralidad laboral del Ministerio de Empleo, entre enero y marzo se notificaron 105.787 accidentes sin baja, un 0,4% más que en el primer trimestre del año pasado.

 

Fuente: www. lainformacion.com

 

EL NÚMERO DE INSPECTORES DE TRABAJO CAE EN PLENA RECUPERACIÓN LABORAL

Creado en Miércoles, 19 Abril 2017 06:17

La plantilla se ha reducido a 943 efectivos en 2016 a pesar de la recuperación del número de ocupados.

Los sindicatos denuncian un incremento del 5% de los accidentes laborales vinculado a la precariedad de los contratos.

Frente a la promesa del Gobierno de reforzar la plantilla de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en su lucha contra el fraude con 70 incorporaciones en 2016, el año pasado se cerró con tan sólo dos inspectores más: 813 frente a 811. Además, en 10 regiones españolas, contando las 17 Comunidades Autónomas más Ceuta y Melilla, ha descendido el número de inspectores.

Para el PSOE, estas cifras demuestran que «el Ejecutivo ha mentido». «No sólo no ha cumplido su compromiso de incrementar el número de inspectores, sino que si contamos también los (inspectores pertenecientes a las inspecciones autonómicas de Cataluña y el País Vasco), están bajando, en concreto en cinco: de 948 que había en 2015 a 943», denuncia Miguel Ángel Heredia, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso.

El Ejecutivo prometió que incrementaría la plantilla de inspectores y subinspectores para reforzar «la lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social, así como para actuar en la prevención de riesgos laborales». En concreto, dijo que incorporarían 22 funcionarios de nuevo ingreso para desarrollar funciones inspectoras en 2015, 70 en 2016 y 85 este año.

Pero los sindicatos denuncian que estas promesas han quedado en el olvido. «El Gobierno no está cumpliendo la tasa de reposición de efectivos. De hecho, la plantilla está cada vez más envejecida», señalan desde la Federación de Servicios de UGT.

España está muy lejos de los ratios de otros países europeos. En nuestro país hay un inspector por cada 15.000 asalariados, mientras que en Europa hay un inspector por cada 7.300 trabajadores. «Es absolutamente necesario llegar a ratios homologables con Europa», añaden desde este sindicato.

A juicio de CCOO, «es imprescindible incrementar las plantillas si queremos que puedan vigilar también otras irregularidades». «Ahora», explica Rita Moreno, de la Secretaría de Acción Sindical de este sindicato, «tienen una carga de trabajo excesiva y están más orientados a la detección del fraude en las cotizaciones a la Seguridad Social».

«Aunque esto es, sin duda, muy importante», añade, «desde que estalló la crisis las empresas han dejado de invertir en riesgos laborales y han aumentado mucho los accidentes y las enfermedades profesionales. Además, se están incumpliendo convenios colectivos y no se está vigilando que se cumpla con la obligación para las empresas de más de 250 trabajadores de suscribir planes de igualdad. Irregularidades, todas ellas, fáciles de detectar», añade.

Desde el PSOE consideran que la escasez de inspectores también está repercutiendo en el importante aumento de los accidentes laborales. De acuerdo a la estadística del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de enero a diciembre de 2016, los accidentes laborales que causaron baja se dispararon un 5% en 2016. Se produjeron un total de 555.722 siniestros, 26.474 más que el año anterior. De estos, 480.051 ocurrieron durante la jornada laboral y 75.671 en itinere, es decir, en el camino de ida y vuelta al trabajo.

«Se trata de un incremento tremendo, y la razón está clara: se debe fundamentalmente a la precariedad laboral. La siniestralidad es, sin duda, uno de los efectos de la reforma laboral», denuncia Heredia. «No sólo estamos hablando de que los contratos tienen una duración media de 52 días, sino de que hay salarios miserables. Seis millones de trabajadores cobran menos del salario mínimo y, además, el hecho de trabajar en nuestro país no es garantía de estar fuera de la exclusión social. Un 13% de trabajadores están en riesgo de exclusión social. Toda esta situación es resultado de la reforma laboral del Gobierno del Partido Popular», señala el diputado socialista.

607 fallecidos

Aunque la mayoría de los accidentes de trabajo en 2016 fueron de carácter leve: 550.605; 4.510 fueron graves y en 607, el trabajador perdió la vida. Una cifra, sin embargo, inferior a la de 2015, cuando se produjeron 629 accidentes mortales.

La mayoría de los accidentes de trabajo que ocurrieron durante la jornada laboral se produjeron por sobreesfuerzos físicos (185.983), seguidos a gran distancia por los provocados por caídas o tropiezos (67.337). Además, hubo 16.652 accidentes de tráfico relacionados con la actividad laboral.

 

Fuente: www.elmundo.es